Van Smile se gritó desde San Isidro a Adela María

Sensaciones especiales deparó el triunfo de Van Smile en el Clásico Haras Ojo de Agua, en el césped de San Isidro. Hubo suspenso, porque el hijo de Van Nistelrooy guapeó para terminar el pescuezo delante del puntero Defiantfoot, con el que batalló casi toda la recta. Y existió emoción, ya que el alazán tostado, que llegó a su quinto y más valioso éxito en ocho carreras, tiene propietarios de Adela María, el pueblo cordobés en el que nació y se crió Juan Cruz Villagra, el jockey.